30 ago. 2016

Instrucciones de uso - Javier Velaza -

Si acaso te agrediera
la espuma injusta de un mar domesticado,
revienta de mareas,
no te dejes,
no cejes,
inmersiona de la resaca infame de esa tarde.

Recupérate,
y grita,
grítate los naufrágios a que sobreviviste,
dile al agua,
que el agua
no fue nunca elemento sustancial de tu régimen.
Escupe al mar,
y límpiate los labios con el gárfio
de irredento corsario de la vida.
- Javier Velaza -

1 comentario:

  1. hay ocaciones en las que el portal del infinito se abre sólo para mirarnos, mas cuando nos traslapa y percivimos el inmenso, hasta lograr explosionar nuestras noléculas, o somos orgasmo o somos en los ritmos de la poesía.

    ¡inmeso, Javier! gracias por dejarlo al nivel de nuestros ojos, David.

    ResponderEliminar