25 nov. 2012

con el miedo esparcido por el mundo

"cada poema debe ser como una herida
sino no sería poesía."
-Sarco Lange-
debería existir un botiquín para alaridos de emergencia,
algo con que mitigar esta soledad abrumadora,
no sé,
quizá unos goteros de ternura
unas gasas empapadas en saliva,...
cuerpos lamiéndose las urgencias hasta la última gota
como un flujo generoso que nos salva de la vida.

todo lo que pedimos
todo lo que tú y yo pedimos
son unos ojos cegados por el vicio,
la ceremonia del estremecimiento
que nos haga caer frente a la puerta del delirio
como millones de hombres lo han soñado a lo largo de su historia.
no consigo verme fuera de tu cuerpo
no consigo
encontrar un lugar donde arrancarme esta tristeza.
con el miedo esparcido por el mundo
te amo como bestia
penetrando por el burdel de mis descosidos
en los tugurios de un cuerpo donde el aliento
huele a carne fresca.
no busco la paz de los estoicos
ni otras guerras que distraigan la furia de no tenerte
mi grito es un vacío sin alivio
donde los héroes son sólo cuerpos con pies de fango.

imagen: Domingo Venero

20 nov. 2012

el frío

" vengo a verte hoy
porque igual mañana estás muerto."
-Jesús Alcalde-


no somos dados a luz en realidad somos dados al frío,
un frío de sentencia y hospital que penetra por los órganos de la frágil carnaza instalándose tan profundo, tan hondo, que no hay consuelo de luz que se nos muestre delirante ni vientre de calor que detenga el rigor de su sentencia.

fuera del útero sólo la infancia nos otorga una tregua;
un puñado de gravilla y algodón para combatir la crueldad del gélido glaciar que avanza .
cualquier resistencia resulta inútil, 
vivimos forrados de invierno y el frío sigue creciendo, 
con sus gélidas manos estrangulando las entrañas.

luego, 
media vida de borracho expulsado del bar 
por el ejercito siberiano de un eterno enero solitario 
y envejecer
envejecer junto a las noches desnudas de carne y lecho,
y el frío, 
el maldito frío, 
vistiendo la piel y los adentros
edificando mármol como un cruel arquitecto.

atrás quedan las lineas de calor,
atrás el cobijo de los héroes,
las antorchas de la cólera,
la matriz encarnada en resistencia.

morimos porque nos ahoga el frío,

un frío de superficie anclado en los próximos muertos.



8 nov. 2012

las grullas de hiroshima

hay días que la tristeza supera la vida. días que me levanto y acerco el rostro al espejo en busca de ese muchacho que horadaba la carne de su mentón para tratar de tener el mismo hoyuelo que su padre.
días en los que no consigo traducir el mundo ni vislumbrar un pedacito de tierra sin peligro. días en los que salgo a la calle igual que el reo sale al patio de la cárcel,
desvaído,con el rostro sembrado por el miedo
-igual que el tuyo- en busca de un hálito de humanidad moribunda,
a la espera de la sentencia de este juego despiadado que nos impone la vida.
resulta desolador ser presidiario de un mutismo sombrío
y me rebelo con la ferocidad de los caballos de Diomedes, si es que el trotar poemas puede llamarse rebeldía.
si supieras niña de papel que ardo como grulla en hiroshima,
que esta vida no tiene clemencia ni cuartel, que no hay alivio de luto para el próximo reo.

y si lo hubiera
por qué este castigo de hacer dolor del propio dolor
por qué esta horrible condena?

amanece soledad
a unos versos de distancia;
si la poesía es un arma cargada de futuro
escribiré las huellas del terror que me condujo a esta celda.

http://dl243.dinaserver.com/hosting/carei.es/documentos//grullas_paz.pdf