29 dic. 2012

poesía.

poesía:
qué nos importa
y qué nos interpela?
 
 
 
es verdad que la prosa del mundo no inspira poemas;es verdad que el verso exige haber existido ya;es verdad que se le oye cantar dentro de uno antes de escribirlo. pero ello es por una mixtificación: pues el verso nuevo que va a nacer es de hecho un verso antiguo que quiere resucitar. así los poemas que pretenden surgir de nuestro corazón hacia los labios; resurgen, a decir verdad, de nuestra memoria.¿la inspiración? reminiscencias, un punto, he ahí todo. Mallarmé entrevé en un futuro una imagen joven de él mismo que le hace signos; se aproxima a ella: era su padre.
 
-prologo de Jean-Paul Sartre en la antología poética "Poésis" de Mallarmé-

16 dic. 2012

Bruma impar -Osvaldo Svanascini-

De todos los refugios prefiero el arco iris
de todos los sabores adhiero a las mañanas
de todas las esperas sostengo la inclemencia
porque los contornos de la ansiedad son indicios
que pueden sentarse en las antorchas.

Por eso criar un cíclope es nostálgico
y nadie pretende amar su gozo
ni produce clamores su balbuceo.

No hay otra manera de esperar
todo es más largo que las sentencias
y no quedan sacrificios para lamentar
apenas remontar el agua en bicicleta
decirle al ciego que el cielo debe ser mejorado
o que para cansarse los días se inmunizan
entre interjecciones de vetustos sapos.

En mi camisa crecen las porcelanas
que se han fatigado por cavilar
en mi zapato izquierdo hay una canoa que se hunde
y dos contramaestres que buscan su naufragio.

Espero la noche
para incendiar los sueños
para agonizar con sonrisas de canela
para eludir las ruedas
que me persiguen entre trozos de presagios.

12 dic. 2012

le portrait (I)

“Los finales felices son historias sin acabar”
-Simon Kinberg-

en pocos lugares me siento tan frágil como en París. quizá fuera esta la razón por la que tras unos días en la ciudad codeándome los ojos con el Sena y la nostalgia mis pies todavía se resistían a pasear por  el famoso barrio de Montmatre.

la ciudad en los últimos años se había convertido para mí en una segunda residencia y sabía que en cuanto viera  la cúpula del Sacré-Coeur coronar la rutina de la butte y me adentrase por las estrechas y sinuosas calles que descienden cuesta abajo hacia Pigalle, una capa baldía y mustia se apoderaría de mi debilidad cubriéndome el cuerpo para el resto de la jornada.
pese a ello quise ir. la noche anterior había terminado con la garganta empapada de alcohol y mi estómago, ahora seco, recordaba un pequeño restaurante próximo a los viñedos de Lapin Agile donde  sirven unos menús de influencia provenzal realmente exquisitos.

 al llegar a la place du Tertre un penetrante olor a crepes se mezclaba como una sinfonía de Berlioz
entre la excitación de los turistas y la seriedad de los pintores.
tenía pensado gastarme el poco dinero del que aún disponía antes de regresar a Barcelona y me detuve unos instantes frente a una réplica de le repas de paysans donde el artista había cambiado el rostro del hombre que aparece en el cuadro con las manos cruzadas por el del presidente Sarkozy y la cara de la única mujer por el de su esposa.
la escena me pareció realmente grotesca así que pensé en comprarlo cuando de forma instintiva alcé la cabeza, como si de un periscopio se tratara, con el fin de observar todo el esplendor y bullicio que abrigaba en esos instantes la plaza.
fue entonces cuando vi a ese hombre de avanzada edad. llevaba la cabeza cubierta por un fedora negro equlibrando la densa niviedad de su barba. me observaba a través de sus lentes redondeadas  como si quisiera perforarme la carne con la punta de su buril. pensé: o soy un mal recuerdo o este hombre tiene uña, y decidí aproximarme con cierta curiosidad para observar más de cerca sus retratos.
el pintor había protegido sus obras con tres grandes sombrillas a modo de parapeto pese a que el cielo  apenas anunciaba lluvia y el sol de febrero en París extrañamente resulta sofocante.
no quise averiguar la razón de su mirada inquisitoria así que me adelanté a cualquiera de sus reacciones y rápidamente le pregunté, obviando la presencia de una pareja de turistas que ojeaban sus retratos, cuánto costaría que me retratara. el hombre sin mediar palabra giró su cuerpo lentamente, como si fuera la grua de un viejo puerto, y sacó de detrás de sus dibujos una sillita plegable invitándome a tomar asiento frente a él. luego, con voz de pueblo antiguo áspera y penetrante me dijo: ne vous inquiétez pas monsieur, l'âme ne comprend pas l'argent, y se dispuso a afilar un carboncillo mediano hecho de sauce frotándolo delicadamente sobre la superficie de un papel. 
tomé asiento,crucé las piernas, encendí un cigarrillo y decidí adoptar una actitud falsa,casi estatuaria.
no deseaba que retratase la tristeza de mis ojos ni el manantial de ausencia y silencio. esperé, sólo esperé a que el pintor hiciera su trabajo.
durante ese tiempo apenas levantó los ojos del dibujo, manteniendo su rostro oculto tras un cuardenillo como si fuera  un francotirador bolchevique apostado en uno de los edificios de Petrogrado.
al terminar lo enrolló igual que un papiro y rechazó con un gesto despectivo el dinero que tenía pensado ofrecerle.
c'est la femme qui vit en vous. maintenant vous devez trouver, me dijo y acto seguido se irguió lentamente de la silla, recogió sus bártulos, cerró las tres sombrillas, lo guardó todo en una especie de carrito de la compra diminuto, dio una última mirada a la plaza como si fuera la primera vez que la observaba y se puso a andar sin apenas hacer ruido por la rue norvins, despacito, muy despacito, hasta que lo perdí de vista.

cuando desenrollé el dibujo vi que el pintor en vez de retratarme había dibujado el rostro de un mujer que, según sus palabras,  habita en mi interior y supe que desde ese preciso instante mi deber era encontrarla.

el retrato se asemejaba a una de las cincuenta Nereidas de Doris: tenía el pelo largo y sedoso, sus mejillas eran dos lechos de ternura infinita, la boca una invitación a comer sin mesura y su frente el recorrido de un horizonte misterioso.
en un principio su rostro encendió en mí un desmesurado deseo de voluptuosidad pero al observar  el dibujo con mayor detenimiento pude ver  en el fondo de sus ojos el alba que se eleva en algunos mares alumbrando las cositas del corazón sencillas y acogedoras y fue esa mezcolanza la que me trajo la voluntad de encontrarla incluso atreviéndome a renegar por unos instantes de una vida en soledad despojándome de ese ideal como acto heroico y temerario.

era bella, muy bella,  y cualquier hombre que se tercie honrado flaquea y debilita, incluso enferma  y pierde el apetito cuando la belleza de una mujer le asalta como formidable golpe de mar todos los vectores de su razón y ya no existe baluarte ni alambrada capaz de retener el desboque de ese animal que llamamos corazón cuando decide salir a luchar  con el sístole y el diástole al descubierto.

con la ilusión de encontrarla caminé animadamente hasta llegar al quartier latin donde me detuve en uno de los múltiples restaurantes de comida rápida para saciar el apetito que aún arrastraba mientras pensaba qué bello sería el amor junto a esa mujer y qué bueno disfrutar de sus caricias. compartir vino y mesa, olores, risas, orgasmos. qué fantástico sería embriagarme de su ternura y qué suerte llorar sus poemas. palparle la angustia, robarle las penas. qué tesoro compartir una vida y qué fortuna entregarle mi muerte como  cómplice silenciosa de delicias.

así me mantuve hasta que abandoné París a la mañana siguiente.
durante las primeras semanas en Barcelona una búsqueda precipitada derivó en una exploración menos esperanzada pero mucho más serena y calma sacudida de vez en cuando  por la zozobra de la impotencia y la  desesperación al pensar en la titánica labor de encontrarla.
incluso decidí abandonar por un tiempo la búsqueda al creer que tan solo se  trataba de la broma de un pintor ansioso de reírse del primer turista aletargado pero, y si así fuera qué perdía en intentarlo. sentirme imbécil una vez más tampoco resultaría para mí nada novedoso frente a un nuevo fracaso y la razón de buscarla encendía en mis ojos,por costumbre entornados,una luz de esperanza.
entonces daba por bueno el engaño. bienvenida sea la burla y  la chanza si ello me ha de traer una infatigable ilusión antes henchida de oscuridad y completa ausencia.














images: Seine, place du Tertre.february,2009.

2 dic. 2012

al frente un precipicio; los lobos a la espalda


aquí la marea siempre llega a lomos de la nostalgia
es un caballo desbocado vomitando la sal y espuma de otros puertos.
sucede que la memoria,
ese perro tonto al que le tiras un palo y te trae cualquier cosa,
nunca sirve de nada
y sucede que mientras se te ahogan los párpados
la vida
te muestra las horas de mayor plomada
donde se vislumbran las desgracias y cenizas.
zozobras
y tratas de encontrar un refugio
humilde y desnudo,
suave,
sin que la comodidad te sujete los tobillos,
una morada donde llorar como un niño extraviado en mitad de un laberinto todas las salidas falsas que te llevaron al precipicio.
y como ciego te alzas entre los lobos para honrar la matanza alimentando a tu perro guía con las sobras del insomnio y la vigilia
y como manco construyes hornos de pan donde fermentar el amor
con el cuerpo helado y envuelto en masera.
y es entonces cuando te reconoces vencido
y coges a la hoguera como hoguera,
al páramo como páramo,
y a la vida,
como extraño océano rebelde y sonámbulo,
donde tu corazón
es sólo la bodega de un navío varado entre las dunas.

25 nov. 2012

con el miedo esparcido por el mundo

"cada poema debe ser como una herida
sino no sería poesía."
-Sarco Lange-
debería existir un botiquín para alaridos de emergencia,
algo con que mitigar esta soledad abrumadora,
no sé,
quizá unos goteros de ternura
unas gasas empapadas en saliva,...
cuerpos lamiéndose las urgencias hasta la última gota
como un flujo generoso que nos salva de la vida.

todo lo que pedimos
todo lo que tú y yo pedimos
son unos ojos cegados por el vicio,
la ceremonia del estremecimiento
que nos haga caer frente a la puerta del delirio
como millones de hombres lo han soñado a lo largo de su historia.
no consigo verme fuera de tu cuerpo
no consigo
encontrar un lugar donde arrancarme esta tristeza.
con el miedo esparcido por el mundo
te amo como bestia
penetrando por el burdel de mis descosidos
en los tugurios de un cuerpo donde el aliento
huele a carne fresca.
no busco la paz de los estoicos
ni otras guerras que distraigan la furia de no tenerte
mi grito es un vacío sin alivio
donde los héroes son sólo cuerpos con pies de fango.

imagen: Domingo Venero

20 nov. 2012

el frío

" vengo a verte hoy
porque igual mañana estás muerto."
-Jesús Alcalde-


no somos dados a luz en realidad somos dados al frío,
un frío de sentencia y hospital que penetra por los órganos de la frágil carnaza instalándose tan profundo, tan hondo, que no hay consuelo de luz que se nos muestre delirante ni vientre de calor que detenga el rigor de su sentencia.

fuera del útero sólo la infancia nos otorga una tregua;
un puñado de gravilla y algodón para combatir la crueldad del gélido glaciar que avanza .
cualquier resistencia resulta inútil, 
vivimos forrados de invierno y el frío sigue creciendo, 
con sus gélidas manos estrangulando las entrañas.

luego, 
media vida de borracho expulsado del bar 
por el ejercito siberiano de un eterno enero solitario 
y envejecer
envejecer junto a las noches desnudas de carne y lecho,
y el frío, 
el maldito frío, 
vistiendo la piel y los adentros
edificando mármol como un cruel arquitecto.

atrás quedan las lineas de calor,
atrás el cobijo de los héroes,
las antorchas de la cólera,
la matriz encarnada en resistencia.

morimos porque nos ahoga el frío,

un frío de superficie anclado en los próximos muertos.



8 nov. 2012

las grullas de hiroshima

hay días que la tristeza supera la vida. días que me levanto y acerco el rostro al espejo en busca de ese muchacho que horadaba la carne de su mentón para tratar de tener el mismo hoyuelo que su padre.
días en los que no consigo traducir el mundo ni vislumbrar un pedacito de tierra sin peligro. días en los que salgo a la calle igual que el reo sale al patio de la cárcel,
desvaído,con el rostro sembrado por el miedo
-igual que el tuyo- en busca de un hálito de humanidad moribunda,
a la espera de la sentencia de este juego despiadado que nos impone la vida.
resulta desolador ser presidiario de un mutismo sombrío
y me rebelo con la ferocidad de los caballos de Diomedes, si es que el trotar poemas puede llamarse rebeldía.
si supieras niña de papel que ardo como grulla en hiroshima,
que esta vida no tiene clemencia ni cuartel, que no hay alivio de luto para el próximo reo.

y si lo hubiera
por qué este castigo de hacer dolor del propio dolor
por qué esta horrible condena?

amanece soledad
a unos versos de distancia;
si la poesía es un arma cargada de futuro
escribiré las huellas del terror que me condujo a esta celda.

http://dl243.dinaserver.com/hosting/carei.es/documentos//grullas_paz.pdf


26 oct. 2012

el quinqué de los imposibles

vive esta ciudad sumergida en una falsa madrugada
una oscuridad de muro y hormigón
que supura por las aristas del ladrillo 
geometrías infectadas de ruinas y descensos.

por sus avenidas silenciosas
-largas como los remos de un drakkar - 
se construye el desconsuelo y se apuntala la tristeza

su edificación es un desmoronamiento
el perfil de un nocturno precipicio
y los mercados de azafrán tostado,
la melodía que blande la tierra,
la frescura del puerto sonámbulo,
ya todo es oscuro
ya todo es espanto.

gentes que andan cubiertos de cuevas,
transeúntes emanando perfumes de adormidera,
vagonetas de tropiezos y carbón arrastrándose pesados y brumos
por el enlutamiento insalubre de esta mina

yo también desciendo al subterráneo,
atenazado y umbrío,
como un triste deshollinador que camina por las galerías.

las chimeneas estrangulan cualquier resplandor,
los ojos eclipsados 
son la ceremonia del entierro de mi infancia
las horas se me hacen hollín,
la sonrisa toca fondo.

quiero salir de esta maldita ciudad,
llegar a nuestra madriguera y emborracharme de tu luz y tus destellos
que apacigües con narcótico sabor esta pena que tanto me abarca.

necesito que me seas el barreno que dinamita el espanto
una vagoneta de felicidad 
repleta de dulzura y orgasmos
la alegría del filón en el bolsillo de un minero boquiabierto

el quinqué de los imposibles,
la primera luz del alba,
una llama
permanentemente encendida
como mundo consagrado a la esperanza.


17 oct. 2012

malditos poetas, que os jodan

mi amor,
mi niña,
mi reina:
cuando el peso fatigado por mi peso sea el prólogo de una tumba
y sonámbulo muerto y final me pierda en un infinito silencio,
cuando Proteo se alimente de mis huesos y mi última esperanza
y caiga la plomada letal de esta única certeza
entonces mi amor,
caricia, 
hermosa tierra, 
vendrán los poetas. 

llegarán desparramados igual que la leche que cae de la jarra,
malditos poetas de un mundo inspirado en palabras,
si pudieras verlos como yo los veo
escribiendo umbríos y feos
neotéricos,
con sus oscuros alientos de herrumbre y deshechos
inútiles hombres derrotados como augurio de gloria,
amantes del espanto y el naufragio
inquietos borrachos de niebla.

llamarán,
-porque llamarán-
piadosamente en suspiros profundos de áloe
a tu ardiente ternura infinita
me oyes mi amor,
mi niña,
mi fiera,
te nombrarán bella o puta con sus bocas de tinta,
fastidiosos poetas enfermos de si mismos
vientres de entrañas y perros
torturas de río seco
peces hambrientos crispados de invierno
rocío de semen
basura y miseria
putos y húmedos poetas de mierda.

sus bocas vencidas son el vómito amargo
su carne nocturna un puñal de vacío,
cazapanes, 
asesinos
gazmoños, catacaldos,
malvados,
perversos,
sietemachos,
vendrán los malditos poetas a decirte que andan vencidos
mostrando sus ruinas y desiertos
-son las reglas de este juego-
y los amarás, sí,
los amarás igual que se ama un sentimiento de fondo,
sin mesura,
y las noches pesarán como piedras en el pajar del tiempo
envueltas en llamas y sobras.

desdichada huye de ellos,
corre a galope y viento 
proclamándote libre o bestia,
o tal vez ignorante licenciada en idiotas,
pues todos sus versos nuevos nacen de antiguos poemas.

pero
si pese a todo
decides quedarte con los malditos poetas
-que no hay ni un solo bueno,
que no hay quien valga la pena-
y caer desvaída en soledad y rastrojo
entonces mi hija,
mi fiera,
recuerda que esos poetas,
se parecen mucho a tu padre.

  

10 oct. 2012

la ocupación de la nada

hace tiempo que sufro una grave ocupación de la nada
un hueco plomizo que me visita cada madrugada
impidiéndome exhalar con entusiasmo
-o con cercana tristeza-
el aire insoportable de mí mismo

despedazando con silencio letárgico cualquier vislumbre de recuerdo.

me besa la nada el despertar con su aliento de vacío
un vacío sin mesura,
catastrófico,
igual que un mar desolado sin oleaje ni vida,
ciertamente no es nada estimulante

os lo aseguro,
y cuando por fin me incorporo de la cama
se encarama a mi espalda arqueándola como alucinación gatuna,
ordenando el desembarque de mis hombros,
agarrándome el corazón
-esa carne podrida que tanto se asemeja a mí-
para hundirlo y enmudecerlo
todavía un poco más,
arrojándolo a un fondo repleto de vacantes y silencios
sin nauseas ni certezas
porque la nada no necesita mentir,
ni es piadosa,
no acude con denuncias ni delirios elocuentes
con tácitas explicaciones de esto o aquello
a tratar de convencer que su nulidad es el absolutismo necesario de un vacío
que su conversación libre de triunfo
-o de derrota-
es sólo el vértigo de un foso carente de precipicio,
nada de eso precisa la nada
y elabora su abominable oquedad
para que los desconcertados escalofríos
mueran sosegadamente en sus deshabitadas palabras.

la temo y la detesto,
su ofuscada cavidad resplandece en la tiniebla
y las horas de ausencia absoluta son silencios que nunca terminan,
como una exploración del universo,
porque la nada es el testigo y la estrategia de un desocupado vacío
una indiferencia sutil que desarraiga cualquier sentimiento
el símbolo blanco de una bandera aséptica
la inconcesión de cualquier emoción
el lamento de un grito enmudecido.

y así,
desprendidos de sueños y enigmas
de alegrías vaporosas y tristezas abocadas al desierto,
finalmente descubrimos
que no hay nada peor que la nada
que tan sólo nos espera un vacío de nunca jamás
abarrotado por un tiempo infinito de no algo.

y eso es todo para aquellos que sufrimos la gran nada
la terrible ocupación de nuestro olvido.





5 oct. 2012

billete a la oscuridad

asido a la noche retengo el aliento en las horas de mayor negrura
para que el silencio no me estalle por los aires
-como si de un campo de minas se tratara-
he intento desactivar el sol,
cortarle el cable del foco enfermizo,
desenroscarle la odiosa bombilla,
para tratar de hacer este poema estatuario.

tal vez de esta forma
no acuda destello alguno a importunarme
y consiga eliminar
la primera ráfaga de claridad desnuda.

siempre fracaso,
y una insolente mecha
prende el horizonte
embadurnando el cielo de luz y grietas amarillas

entonces sé que ha llegado el momento de refugiarme en soledad
para que no se atreva la mañana
-con un gesto de dolor y otro de desafío-
a rasgarme mi horizonte de negrura.
que no me aceche con su brillo universal,
-a bordo de un pesquero salvavidas-,
para rezar por el rescate de la luz
y el reflote de mi vida

la mañana desadormece su pelo:
solicito un billete a la oscuridad que me proteja de sus trenzas amarillas
una locomotora flemática y negra que se detega en mitad del vacío
un vagón de horas siniestras rociado de umbrías pesadillas.

una estación solitaria
un compartimento sin vigilia,
un trayecto de noche sin final con asiento de fumador y ventanilla.

2 oct. 2012

somos de papel

"un libro es una botella al mar,
yo quiero que los míos vayan a las manos rotas de los náufragos"
-Samuel Feijoo-

te adelanto que esta noche voy a coserme a puñaladas el suicidio
y acostarme entre borrachos y poemas hasta que me reviente la barriga.
el alcohol calienta igual que la luz de una vela
pero el orgullo le llega a la gente entre oleadas
y se prefiere las luces de neón
y decir que en sus casas no se bebe de botella

somos de papel y al doblarnos
nos escribimos a nosotros mismos,
buscando un árbol que no existe
y sin árbol esta soga nos es totalmente inservible

no es culpa de la capa de ozono,
-sólo tú y yo lo sabemos-
en realidad los polos de la tierra
son dos ojos congelados que se derriten y lloran.

navegamos por el deshielo almacenando las cenizas de otras guerras,
con el cuerpo desplomado y moribundos por el frío,
la próxima noche seguiremos con vida,
las entrañas calientan 
y de algo ha de servir tanto estallido a bocajarro

como sollozo interrumpido cada cual arrastra su naufragio
nosotros sencillamente estamos hundidos:
debemos bucear
como el que se sumerge en las horas de un sueño vencido
penetrar en el océano igual que tiburones cavernarios,
y devorarnos agresivos,
olvidando el dolor,
y la angustia,
y esta escala de opacos y negros que tanto nos tizna

azul para:
aplastar todo lo que se oponga entre nosotros

robarte la tristeza:
el dolor frente a la carne siempre viaja en segunda

he penetrado en tu cuerpo en busca de refugio:
deliciosa noche en hostal de primera.



1 oct. 2012

Phasme et Mille Pattes

Phasme- el corazón es blando.

Mille Pattes- a qué se refiere Phasme ?.

la luna tardaba en salir y las calles del lugar se hallaban entreabiertas.

Phasme- ya sabe estimado Mille Pattes, mi vida se encuentra camino ha consumirse sin demora. mi tiempo ha pasado tan deprisa que creí en muchas ocasiones haber muerto y con ello no quiero decir que los poetas mientan sólo que hay mentirosos que pretenden hacer poesía, esa es la diferencia. sucede con la muerte de igual forma que sucede con las mujeres. muchos creen que la fuerza de voluntad de un hombre reside apresada en la razón que, vencida y entregada, sucumbe ante el avance implacable y voraz de ciertos insectos nectários que adoptan forma de mujer.

Mille Pattes- quiere usted decir que hay mujeres que se encuentran en la parte del otro mundo sin ellas saberlo?.

Phasme- no exactamente. bien es cierto que guardan destellos de su genero, de eso no hay duda, basta con observarlas pasear por las calles de cualquier lugar deleitándose con el olor de la fruta madura recién adquirida o saboreando una taza de té en delicada compañía, comprando lencería fina o riendo descosidas y fieras con algún que otro joven violentamente inexperto, pero si se les guarda excesiva admiración pueden incluso llegar a confundirnos con su deslumbre y genética y el insecto nectário que en ellas se encuentra, al menor descuido, se alimentará del jugoso néctar que se encierra en la frágil cascara del corazón.

Mille Pattes- y qué clase de insectos habitan bajo la piel de esas féminas; podría usted ilustrarme?.

Phasme- la más fácil de encontrar y a la par más difícil de conseguir es la abeja reina. un insecto de juicios breves, profundos y certeros. lleva una vida social muy organizada y en la colonia es ella la que gobierna. su función de reproducción y cuidado le hace ser altamente respetada por el resto de los insectos. es capaz de matar o morir si una avispa reina - parecida a la abeja pero incapacitada para las dotes amatorias- pretende atentar contra la paz y la armonía de su colmena. tiene una morfología totalmente adaptada al rol que desenpeña. es bella flor de maceta, un estallido de paz en mitad de la guerra, de amor intenso, rugido de sabrosas carcajadas que se acompaña de un profundo quebranto
cuando te deja.
nunca hay que decirle adiós a una abeja reina o usted se convertirá en una lagartija boba que le canta a la luna desde en un abismo de pena.

caminaban sin otro interés que el de las horas cercanas a la noche, deteniéndose en la contemplación del bello tiempo de un rosal florecido.

Mille Pattes- jamás encontraré mejor filósofo que este momento, continúe Phasme, se lo suplico.

Phasme- hay un insecto vivo plagado de jardines misteriosos, un bello mundo placentero, un sueño perfecto. unas alas de color cuyo perfume denso extingue el olor de cualquier ruina. una música celestial que florece en el desierto, un polvo creador, un romance intenso. todo esto y más es la mujer mariposa. a lo largo de mi vida he conocido muy pocas, una, dos a lo sumo, pero cuando topas con ella enseguida te das cuenta que tantos años de lucha realmente han valido la pena y te elevan. te elevan y vuelas muy alto y todo es color y alegría, belleza, cuentos de futuro, ternura. hay árboles floreciendo y sempiterna primavera, amaneceres cálidos y noches sin frío, pura sangre, pura vida. pero un mal día la mujer mariposa vuela y te revuela y lo hace tan alto y con artística fuerza que te resulta imposible alcanzarla y ya nunca más se despierta el sol en tu vida, los sueños ya no te alimentan y te caen los siglos encima como plaga de alfileres. te vuelves taciturno e insoportable, se te extinguen los astros, tu polvo es estéril y ya no canta el desierto. el árbol de la vida se te seca por dentro y los carniceros del romance intenso te abren las tripas en dos como si fueras un cerdo.
no trate de volar por siempre con ella o se convertirá en la pulga de un asilo de viejos.

Mille Pattes- existe alguna que sea criminal.

Phasme- sí, la viuda negra. en ella no hallará paz duradera. será historia pesada y manteca de guerra, hormiga cercenada, limitada libélula. le solicitará a cualquier hora de la noche y el día con voz ardiente de perra, lujuriosa y trémula, con su boca ansiosa de sangre y la carne de noche negra, y acudirá, siempre acudirá.
acudirá a su entramado de tela y magnitud inaudita sin saber muy bien el por qué, igual que acude el viento al alba y sufrirá suerte tan cruel que le arrebatará la salud y la calma. le apresará entre sus patas con una energía demente y cruel y poco a poco enfermará mientras su brillo vital, jugoso, abierto y candente crece y se desparrarma igual que los campos fecundos de la hierba alta.
para escapar de ella debe encontrarle una lombriz que le recite poemas de estiércol. es preciso que así lo haga o tenga por seguro que morirá.

Mille Pattes- qué placer de sombra bella, es puro arte esto que me cuenta. muéstreme todos los huecos de sus tumbas, es preciso que los sepa. continúe hablándome de ellas Phasme, se lo suplico.

y Phasme le habló de la espantosa guadaña imprevista que te secciona la cabeza como guillotina asesina, de un vientre de luz melodioso, sabio y placentero y de la más perversa de todas: la mosquita muerta.

Phasme- la mantis religiosa no encierra tanto peligro como nos cuentan y pese a ser muy voraz con unas dotes de ágil poética resulta fácil burlarla pero si no nos detenemos a tiempo, cuando montemos a la hembra, su espantosa guadaña sesgará nuestras cabezas. tranquilo apreciado Mille Pattes, fíjese en mí, debe tratar de ser feliz con su carne, gozar con intensidad, ser usted quien muerda antes su corazón y su cuello. debe escupirle en la cara y en el sexo abundántemente y con fuerza, cúbrala de morbo y envestidas salvajes. inocente criatura dele vida¡ y cuando sienta que usted se encuentra a punto de morir entonces pare, deténgase justo en esa fase del cortejo y nunca se ponga frente a ella, trate de repeler esa posible amenaza  y entonces vuelva a empezar con más fuerza, obsesivo, sin temor,suelto,vivo, que sea ella quien pierda la cabeza. hasta que muera.
sepa que al terminar de copular, por parte de esa mujer, habrá odio, cólera, maldad, locura y ánimo de venganza. no debe preocuparse ni tenérselo en cuenta pues forma parte de su frustrada caza. 

se sentaron a un pie de árbol de ramas verdes sin luces ni estrellas acechando. una carcoma los contemplaba y el azul de la oscuridad ya era tierra.
Phasme- hay una explosión de tornasol que ilumina la noche carbón por muy cerrada que yazca. una centelleante luz que brilla en la oscuridad como conquista de exaltación fulgurante. el insecto del que le hablo es la mujer luciérnaga y resulta radiante encontrarla. se trata de una mujer sabia, bondadosa, encandilantemente apasionada, de vientre abierto y claro. su generosidad no conoce límites y te entrega tanto que siempre termina con las manos vacías. esa es su victoria. es pura poesía, orquesta de equilíbrio y balance natural, belleza extrema, hogaza de pan caliente, alimento de vida, una fantasía hecha realidad, un remolino de meditación, un esplendor de otoño y sueños. no gozará de mayor fortuna y encantamiento que junto a ella y en las noches de crudo invierno nunca le soplará el viento frío ni la nieve suspendida. es fuerte, perseverante y amorosa. ama sin sequías ni trampas. su suspiro desnudo es saber que ha valido la pena. no la ofenda ni le mienta, sea usted mismo.
debe tomarla libre como fresca mañana, igual que una perla rara en un mundo de ocres. cuando esté junto a ella caminará siempre por dentro, nunca por fuera. no deseche su sabiduría, pues si lo hace no volverá a visitarle.
deje que brille, no la retenga. 
llegado a este punto Mille Patte ya desconocía lo que significaba vivir o si lo que hasta ahora había vivido tan sólo se trataba de un falso pasaje, una maleta vacía, un latir suspendido en mitad de la nada.

Mille Patte- brindo por la pérdida de nuestros nombres para que nazca en mí la noche y el vértigo como guerrillero fulminante en pos de la libertad y que el vino termine de iluminar mi patria, quiero llamarme revolución, fuego eterno de vida. nacer y volver a morir. que me agarre la trampa fría, el encantamiento de un bosque mayor, la virtud de la bondad, el horizonte de lo oculto, la fuerza de un niño al nacer, la melodía de un bello entierro. quiero carecer de raíz, de follaje y de fronteras, tener las manos vacías, una bala cebada en pan, un automóvil sembrado en la cuneta que se ha estrellado contra todos los puños de la vida y vuelve a arrojarse a la calzada porque aún respira.

Phasme- bebamos amigo pero antes de brindar por este ensangrentado camino permítame que le hable del insecto más peligroso y sibilino de todos, la mosquita muerta: bajo su apariencia frágil e inocente se esconde una mujer calculadora y materialista, caprichosa y flemática, espiritual,seductora, propensa a toda clase de adicciones magnéticas. esta fémina  tratará de hacerle creer que usted es el insecto dominante y a su lado creerá volar igual que la langosta egipcia cuando en realidad se arrastrará como un escarabajo pelotero. le hará pensar que dispone del poder de mil hormigas pero en realidad a su lado somos más débiles que una chinche. su inteligencia supera los límites de cualquier insecto conocido. dispone del carisma de la abeja reina, el color y la elevación de la mujer mariposa, la crueldad y la seducción de la viuda negra, resplandece con luz candilante de luciérnaga, es placentera como la muerte de la mantis y esa mezcolanza la convierte en el insecto más temerario de todos.siempre se encuentra protegida por otras mosquitas muertas y la fortaleza de ese matriarcado la hace invencible. si la ama como es nutrición el amar, sin condiciones, está completamente perdido y deberá acudir al infierno para tratar de convencer al mismísimo demonio que le reserve un lugar en su estancia como último grito de desesperación pues la tortura que le hará sentir ese insecto no tiene comparación a la muerte y es mejor morar al lado del diablo que despertar un día más frente a tanta crueldad e impostura.
si por fortuna logra sobrevivir acuda rápido en pos de otro insecto, sea la clase que sea.

Mille Patte- nunca olvidaré todos y cada uno de sus consejos pero antes de alzar la botella y abrir nuestra boca herida dígame Phasme con cuál se queda de todas ellas.

Phasme- mi apreciado amigo, eso que usted me pide es como encerrar a un alcohólico en una cava y rogar que sólo beba de una botella, así que bebamos descosidos pues los peligros nos han de venir y no debemos verlos ni evitarlos, ni tan si quiera cuando nos lluevan encima. no hay tiempo sin riesgo ni vida sin peligro. las mujeres insecto son una invasión de amor y locura, una plaga de ferocidad, una colonia sangrienta de belleza y lujuria y todas forman parte de nuestra sangre igual que la sangre forma parte de este vino.


26 sept. 2012

tú, Sarco Lange, hijo de la soledad y el ahogo

tú,
Sarco Lange
morador de la derrota
bestia de la noche y el abismo
indigno humano
ronca niebla
lodo de marismas y miserias
afligido devorador de mejillas
sangre de neón moribunda
deficiente infraestructura
rendida fuerza
tú,
poderoso viento gélido
hijo de la soledad y el ahogo
apósito de terror
sutura de hollín y agonía
lamedor de osario
que pone a la muerte en postura de perra
cicatriz que cierra en falso
hogar de invierno y tinieblas
tú,
sucio retrete de cuarto de baño
muchacho estallando en mitad de la guerra
necesidad de catástrofe
criminal
bruto indomable
ira
pasión
violencia,
tú,
polvo presente en las flores
padre del abuelo y la tierra
melodía de fuego y vísceras
cárcel fecunda
puta pesadilla
deliciosa ramera.

tú,

¡terror de íntimo árbol!

¡mi sagrada familia¡

¡HERMOSA LUZ BELLA¡

no permitas que nadie te arrebate la escritura.




18 sept. 2012

el corazón de la ballena

"Allez plus doucement,
l'air me manque,
faites comme si c'était vous qui étiez fatigué"
-Marie Paradis- 
bajo mis pies desnudos
hay un charco de agua y arena mojada,
el impertinente sol
penetra con violencia y fuego sobre mi espalda

debes saber que esta playa ladra,
ladra la tristeza de mis ojos y el salitre de tu tiempo,
el rescate de las barcazas abandonadas por la memoria,
el ancla de aquella mujer,
el óxido del último hombre.

las palmeras robustas,
-prendidas de viento y marea-,
inhalan el largo suspiro del mar vencido,
que sucio y moribundo,
se agita y se encrespa llorando por el viento pastoso de junio

mi brecha pronto estallará,
y con ella,
una noche más el deseo de amarte.

quisiera,
antes de que te embarques,
antes de arrancar de cuajo cada uno de tus baluartes
y quebrarte en dos,
como túnica abierta de murmullo y agua,
antes de penetrar en la oquedad de tu sexo
y llenarte la casa y la chimenea
de mordiscos enormes y gemidos de entrega,
antes de morir por la victoria sangrante
-sin reconocimientos-
y escupir el semen y el flujo
sobre la derrota que prende de nuestro pecho
digo,
quisiera antes,
entregarte este barco.

el drama ha terminado,
y ofrezco cada extremidad de mi cuerpo
a la piel y al deseo de tus palabras
sin bibliotecas ni anaqueles que lo comprendan

la aorta de este animal es tan grande
como la tubería principal de una ciudad cualquiera,
inferior en ímpetu y fuerza,
a la sangre impulsada a borbotones del corazón de la ballena.

ven y tiembla,
abandona la ínsula,
rompe los remos que nos alejan,
¿a qué esperas?,
no los queremos.

 

16 sept. 2012

tratado del bestialismo

 
las bestias
se muerden
se devoran
se atacan
se gimen
se retuercen
se acechan
se crujen
se crispan
se baten
se duelen
se luchan
se braman
se rugen
se atacan
se enfrentan
y mueren.
pero también las bestias
se lamen
se curan
se protegen
se apenan
se cuidan
se desparasitan
se acurrucan
y aman

libres.

que tu cabeza no cuelgue de esa pared
que tu piel no adorne el salón de la casa
que no te limpien los colmillos sucios
que no le saquen brillo a tus astas.

12 sept. 2012

mis venas pornográficas

hasta que la sangre me salpica,
hasta que me corro en su sangre.
"la felicidad"
-Denis Robert-

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
yo te amo libre y salvaje
como animal desbocado
caninamente embravecido y fiero.

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
y devoro tu cerebro de puta niña brillante
pegado a tu pelo
rasgando tu carne y tus entrañas
flor carnívora de labios palpitantes
destello de soledad y noche

yo no tengo pautas
ni métodos
ni manuales de instrucciones
me alimento de tus oscilaciones
por las esquinas del frío y la marea
de tu violencia y tu ternura
de la rabia de tu soledad
de todos tus domingos de carnicería
de tus gracias y desgracias
de la indisciplina de tu escote y de tus curvas

bebe de mi sangre blanca
de estos gemidos rotos
- gritos de dolor proferidos al vacio-
de mis fauces rabiosas y sucias
de esta espiral de maldiciones constantes

bebe de mis venas pornográficas
de la ansiedad de mis cuerdas vocales
de mi saliva candente y espumosa
de esta vida quebrada y hueca.

te voy a obligar a lamer todas nuestras despedidas
hasta que te aprendas de memoria mis lágrimas
para que las recites
como el peor de los poemas

masturbarte,
hazte daño,
quiero que me duelas y te duela:

mi polla es la única recta que existe entre nosotros
hazme gotear
y frótate hasta romperte.


9 sept. 2012

mataré marcianos en los recreativos del barrio


todo lo que hacemos
-incluso lo que dejamos de hacer-,
no tiene nada de admirable,
hitler pintaba cuadros preciosos
mientras samaranch se afiliaba a la falange.

yo con doce años planeé el asesinato de mi abuela,
nunca lo llevé a cabo,
pero lo estudié con todo lujo de detalles.

también con doce años me enamoré
y apuntaba en una libreta los días que pasaba sin verla,
en la misma libreta que planeé
el asesinato de mi abuela.

he amado y he odiado
no sé si en la misma proporción,
prefiero pensar que al final el amor siempre triunfa,
igual que hubo un tiempo que pensé en robar la gioconda
y colgarla en mitad del desierto de atacama.

o hacer papel higiénico de las cortinas del palacio de versalles.

hoy,
en tratas con la madurez,
sólo pienso matar marcianos en los recreativos del barrio
posar un cigarrillo en el cenicero del pinball,
pelearme con el dueño por un extra al donkey kong
y mirarte las tetas excitado
mientras elevo poderoso la mesa del futbata.

eres la tragaperras con la que siempre he soñado,
la carambola perfecta  en el billar de mis ancianos,
el record y la doble falta,
una adolescente perversa
en busca del mando del arcanoid
bajo mis pantalones de pana.




5 sept. 2012

tratemos de llegar al mar

nunca deberíamos dejar de palpar esa sensación
-agradable y placentera-
de unos pies empapados en sal.

tratemos de llegar al mar
-sea de la forma que sea-,
soportando el peso de la cama y el recuerdo
poderoso de unos cuerpos.

encender un cigarrillo
como si fuera la primera cosa que hacemos juntos
con los ojos abiertos y los pies desnudos.

llegarán las primeras arrugas de la humedad,
jaleantes
nos acariciaremos los pies:

el dedo gordo y arrugado,
casi rasposo,
-igual que la lengua de un gato-,
el vibrante mediano,
el pequeño tímido.

los palparemos
igual que se palpa un trapo húmedo y viejo
empapados
como ancianos amantes que tratan de llegar al mar.


2 sept. 2012

llora otra bala nueva

mientras anoche te bebías temeraria todas las aguas fecales que callas
a mí me interrumpió un infinito desgarro,
un dolor profundo y denso
que por momentos parecía dormitarme el pecho y la vida.

su rugido me arrastró poderoso y no quise escapar del furioso frío,
traté de retenerlo unos segundos más,
grité:
 -canalla,
  no quiero morir¡-
pero el frío era horrible e insoportable y no pude resistirlo
me quedé inmóvil,
confortablemente paralizado,
apeteciblemente muerto
entre una mezcla de terror y sosiego.

entonces te vi pasar con voz de luz y gemido:
- no sé si vomitar o llorar-
y quise lanzarme en tus brazos de cosaca,
encerrarme en tu siberia destruida,
pero hacía tanto frío
que ya había heredado una postura estatuaria e impertinente,
tenía que recomponerme y tratar de vivir por todos los medios
estaba muriendo ante la linea de hielo y no podía permitirlo.

vomité,
vomité un mar de lágrimas y sollozos,
vomité encima de todos los poemas dramáticamente radicales,
en la garganta de los indeseables,
en cada una de las gotas prisioneras del mar mediterráneo,
en las situaciones donde el punto de partida es el punto más lejano,
en todos y cada uno de los orgasmos formales que velan la ciudad de barcelona
en la petrificación de este mundo descompuesto
en los archivos roídos de un sanatorio mental.

vomité aplomado y dolorido
precipitadamente encima del banquete de platón,
y en el espeso tonel de diógenes,
vomité una noche de sangre por las esquinas de gràcia
debajo del sucio silencio,
encima de los gritos pulcros.

vomité con la fuerza de un ser vivo enormemente furioso
los escombros de las horas y el retén de los suspiros
el cigarro sobre la piel ignífuga
la castración del satisfecho.

vomité casas de paja
y una ciudad de porcelana,
hembras loba y hombres tronco,
pollas pulcras
coños de hacha.

y llegué hasta aquí
víctima de la noche y la distancia
animal desnutrido y absoluto,
fauces de bestia inmunda que nunca debiste besar:

oh criatura
extremadamente desnuda y perra,
llora otra bala nueva
y otórgame el tiro de gracia.

31 ago. 2012

tres poemas de Javier Velaza

El perro

Ella lloró: el amor viejo perro de lanas que nos fue fiel compañía,
amaneció hoy enfermo. Ya no se tiene en pie
y ladra de dolor bajo los álamos.

Tenemos que matarlo, él dijo, no es decente
que sufra la agonía que le espera,
son demasiados años para un final tan cruel.

Aquella noche el perro
se arrastró como pudo a la autopista.



El regresado

Hay puertas que no se abren
hacia atrás.

Soy yo, he regresado, mintió.

Ella siguió llorando.

Esa mañana
iría a poner flores a su tumba.



Elegía triunfal

En el día de hoy, la guerra ha terminado
como todos los días.

Nadie pregunta cómo
cuál fuera el desenlace de las cruentas batallas
libradas casa a casa
cuerpo a cuerpo.
Nadie viene a leer con un ojo de angustia
y otro de rabia el parte de bajas; nadie aguarda
la crónica oficial que explicará por qué
hoy perdimos de nuevo,
ni preguntará quién era el enemigo que esta vez nos pudo,
ni cuáles sus propósitos, ni cómo su estrategia,
ni qué mapa quedó para seguir mañana.

Nada importa,
porque hemos aprendido
que la derrota tiene mil caras sin reverso,
que nunca hay vencedores,
que con el alba próxima
tendremos que salir al campo a ser deshechos
un día más
igual que cada noche.

Todos perdemos siempre.
Perdemos de antemano,
no nos dejan siquiera
la ocasión de ser Pirro, de ser Cesar, o nada,
ni nos tiene clemencia.

No hay cuartel.

Sin embargo,
pudiera ser que aún no esté todo perdido.
Habría que conjurarse, acudir a la plaza
y allí
-justo en el centro-
erigir majestuoso
el Arco del Fracaso.

Habría que portar la Niké sin cabeza, ceñir todas las sienes
con ramas de ciprés
y levantar dos dedos
que dibujen al aire la uve de vencidos.
Y recorrer así una a una las calles
de la ciudad rendida, entonando himnos
tristes.

Sí.

Habrá que celebrar esa derrota,
-la única victoria que tendremos-.


Contra Jaime Gil de Biedma -Gil de Biedma-

la memoria es un perro tonto al que le tiras un palo y te trae cualquier cosa.
-Gouil Rijà-

De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación -y ya es decir-
poner visillos blancos
y tomar criada,
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú,
pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno,
con tus manos lavadas,
a comer de mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche, los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas,borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ries, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tiene más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
-seguro de gustar- es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con ojos
de verdadero huerfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

Si no fueses tan puta¡
Y si yo no supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy debil
y que eres debil cuando me enfurezco...
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento
de volver a sufir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados,vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos,
Oh innoble servidumbre de amar seres humanos
y la más innoble
que es amarse a si mismo¡.

26 ago. 2012

noches de insecticida

como árbol quebrado de sombra y noche
vengo para declararos
que he perdido mis cosquillas

que hoy 
-en una tentativa suicida-
he intentado revivir las últimas que disponía
rebuscando en la memoria
una simiente
que ahíje en el tronco estéril y entristecido
una rama florida de fantástico brillo,
a golpes de tajo y mordiscos asquerosamente adultos,
con la punta de mis dedos escarbando en la sequía


pero poco a poco me he ido agostando
y he perdido de forma insalubre
todas mis carcajadas sonoras

suelto las ramas cada vez que lo pienso
cómo he podido descuidar cada uno de mis hormigueos

de niño
anidaban centenares de insectos por todo mi cuerpo

tuve dos mosquitas de estiércol
zumbando gozosas por detrás de las orejas
y una langosta egipcia
surcaba carcajadas en las costillas de mi organismo.

donde hoy habita dolor
antes vivían grillos enloquecidos,
y en mis vísceras de noche y alcohol,
una luciérnaga herida,
publicaba jolgorios de ilusión y de vida.

tuve un escorpión acuático rondándome el glande y la brecha
y una cigarra común
soltaba por los surcos del cerebro
su sonrisa malévola de adolescente perverso

las noches que ahora agarrotan mi garganta
una carcoma salvaje
naufragaba mandíbula abajo con sonora risotada,
y a la par diez saltamontes desnudos
brincaban como danzarinas rusas por los sobacos peludos

se me han muerto las cosquillas
y lanzo un quejido de dolor
con el tronco abierto y las ramas vencidas
sin poder volver atrás,
sin poder escupir en la sequía:

la vida de este árbol es corta
y hay tantas noches de insecticida.




18 ago. 2012

tu carne de fulana deliciosa


yo también te muerdo lo confieso;
te muerdo en un mar de rabia y alaridos de espuma,
con la sangre y el semen desordenadamente esparcidos,
gimiendo como pólvora ardiendo y látigo de escalofrío,
con el percutor de mi cabeza dispuesto a apretar el gatillo.

te muerdo con espuelas de dolor y el cuerpo embravecido,
como delirio de fauces sangrantes y orgasmo explosivo,
con la magnitud y la pobreza de mis bolsillos vacíos sobornando la bacanal urgente
de tu carne de fulana deliciosa.

yo también te muerdo lo confieso;
te muerdo,
te desgarro,
y te restablezco,
sólo por el placer de volver a desgarrarte.

acecho la noche voyeur que nos corrompe por dentro
a golpes de bestia y rugidos,
sin mordaza ni clemencia establecida,
bestialmente furioso
te muerdo
agónico y herido.

soy la rabia y el abismo de tu naufragio vencido,
el eco y la noche tristeza que llega para enrrabietarte,
un miserable perro que quiere acostarse contigo,
la densidad y el desgarro mortal de la carne dolorida.

soy la pobreza de tus antojos caninos,
la desmesurada hambruna de unos colmillos podridos
las moscas,
el cuerpo pulgoso,
la lengua sucia y mugrienta que lame del plato roído.

llego
para apalearte este asqueroso domingo,
y descolgar tu piel y el gemido del gancho de carnicería:
en ti,
que te creías tan muerta
en ti,
que te pensabas vencida,
igual que una perra hambrienta saludablemente sin vida.